Respiración continua o circular

La respiración continua o circular es una técnica utilizada por los intérpretes de instrumentos de viento. Cosiste en emitir el aire almacenado en la boca mientras se inspira por la nariz, de forma que el flujo de aire no se detiene.

Instrumentos que usan la respiración continua o circular

Los instrumentos aerófonos producen el sonido por medio de una columna de aire que vibra en su interior. La gaita y el acordeón, por poner dos ejemplos, utilizan una fuente externa de aire. Una bolsa en el caso de la primera y un fuelle en el del segundo.

Pero en la mayoría de aerófonos la fuente de aire son los propios pulmones del intérprete. Esto significa que el sonido debe detenerse para que éste pueda respirar, llenar de nuevo la caja torácica y seguir insuflando aire al instrumento.

Curiosamente existen instrumentos de viento repartidos por todo el mundo que tradicionalmente utilizan la respiración continua. Como por ejemplo el digderidoo en Australia, la alboka vasca, la sorna en Asia o el hompak maya.

Estos instrumentos, y algunos más, tienen en común que para su ejecución se precisa la respiración continua, aunque evidentemente también pueden ser tocados mediante la respiración normal.

Sin embargo, otros instrumentos como el clarinete, la flauta o la trompeta también pueden ser tocados mediante la respiración continua. Sobre todo en el jazz se utiliza esta técnica, aunque también en obras a partir del siglo XX.

respiración continua o circular

Pero, ¿cómo funciona la respiración circular o continua?

Lo primero, aprender lo básico de esta técnica es relativamente fácil. Pero se necesita una gran cantidad de esfuerzo y práctica para controlar correctamente la columna continua de aire.

En esencia, para producir esta columna ininterrumpida de aire se exhala el aire almacenado en la boca mientras se inspira por la nariz.

Para que esto sea posible, se utiliza la glotis como una válvula, que al cerrarse, permite que las dos corrientes de aire no choquen.

Así, al encadenar este proceso indefinidamente se consigue un flujo ininterrumpido de aire. Pero lo realmente difícil de conseguir es que este flujo sea homogéneo.

En conclusión,

Aprender esta técnica aunque en papel parece fácil, sabemos que en realidad no lo es. Lo primero de todo es la constancia.

Para algunos instrumentos que usan esta forma de respiración, los intérpretes pueden llegar a tardar bastante tiempo en controlar.

Por ello, no os frustréis si no sale a la primera, seguid intentando. Aquí podéis ver un ejemplo de como aprender.

Dominar la respiración circular puede ser parecer algo imposible pero con constancia lo puedes conseguir. Practica todos los días.

A %d blogueros les gusta esto: